Víctima o verdugo de la moda?